valencià | castellano   

Buscar
  Història Oral

Any:1998
Pg:178-180
Títol: «Mariano Llàcer Forriol».
Autor: Esteve Llácer, María
Perióde: Història Contemporània
Matèria: Biografies
Segles: XX
Tema: Història Oral-Biografies i història familiar-Biografies
Idioma: Castellano



Vista prévia
MARIANO LLÁCER FORRIOL

Mariano Llácer Forriol nació el 6 de Junio de 1868. Fue bautizado en la Iglesia de la Asución de Alaquàs al día siguiente. Sus padres se llamaban Mariano y Teresa. Mariano fue el tercero de cuatro hermanos. Sus otros hermanos fueron Teresa, que tuvo dos hijos --Teresita y Manuel--, Esperanza, madre de Nieves, Ismael y Pepe, y Francisco --el tío Rublo--, padre de Francisco y Salvador. Como las profesiones de hornero y molinero estaban muy extendidas en la familia, no es de extrañar que Mariano Llácer se dedicara a estos menesteres hasta que hizo el servicio militar. Una vez acabado el servicio militar, donde aprendió a escribir, se casó con Magdalena Segura Soriano. Después del nacimiento de los tres hijos mayores: Magdalena, Mariano y María, se hizo cargo en arriendo de un molino en Alboraya. En esta población nacieron sus hijos pequeños y allí en el colegio de las Hermanas de la Caridad, aprendieron las primeras letras. Mariano Llácer era estricto y severo y de una gran rectitud. Su fe en Dios y en la religión era muy grande. No obstante, tuvo una gran amistad con D. Vicente Blasco Ibáñez, un declarado anticlerical. Contaba que cuando llegaba el verano y la familia Blasco veraneaba en la Malvarrosa, muchos domingos, Don Vicente acompañaba a su esposa a la iglesia de Alboraya a oir misa, una vez la dejaba en la puerta del templo, regresaba al molino a hablar con él y con su esposa Magdalena hasta que las campanas anunciaban el final de la misa. Mariano Llácer era también un enamorado del teatro y solía acudir los domingos junto a su hijo Marianet a las funciones que se celebraban en Valencia. Era una persona minuciosa: cuidaba mucho la ropa que él mismo se encargaba de cepillar y doblar; amasaba el pan que se comía en su casa; era muy afectuoso con todos los miembros de la falmilia... pero sobre todo fue un fervoroso católico practicante de los de misa diaria a las seis de la mañana.
-178-

Vivió en Alboraya muchos años hasta que, después de que su hijo Mariano emigrara a Francia, decidió volver a Alaquàs con sus restantes hijos. En Alaquàs consiguió trabajo y aquí permaneció hasta su muerte. Su vida fue un modelo de rectitud y honradez. María Esteve

-179-




Licencia de Creative Commons  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-No Comercial-Sin Obra Derivada 3.0